De Matrimonio en Crisis a Volver a Ser Felices

“Recuerdo cómo formé mi familia”

Hablo de la importancia que tiene el Amor al formar la familia, cómo se superan las dificultades para mantenerse unidos por 47 años, cómo debemos cuidar ese amor que es como una plantita que debemos regar constantemente para que no se seque.

Erika Straube Ríos, nació en Valparaíso Chile 1952, Profesora de Estado en Educación General Básica egresada en 1981. Madre chilena y padre Alemán, hermana número 5 de la familia.

Historia de una joven que aprendió a ser Resiliente y formó su familia.
“De matrimonio en Crisis a volver a ser felices” en este libro recopila su experiencia como fueron formando su familia, igual como muchas parejas que se conocen jóvenes.

Todos tienen la posibilidad de rehacer su vida y continuar con ella siendo fuertes, decididos y formando nuevas metas y viviendo cada etapa como se van presentando las situaciones.

Erika Straube cuenta que les costó mucho esfuerzo salir adelante desde que se conocieron con su esposo, siempre tuvieron que enfrentar dificultades tanto en estudios como en trabajos.

Se conocimos en Arica ahí comenzaron a formar la familia cuando eran estudiantes Universitarios. El destino los separa por un tiempo, luego les une nuevamente, así van llegando los hijos que son tres y tres hermosos nietos.

Toda la historia se les presenta con muchas dificultades, cambios de ciudad, de vivienda, de trabajo y mucho más.

Realmente hay que ser valiente para exponer la vida y cómo la fueron formando. En mi primer libro “Mi Vida” “La muerte de un padre nos hace trabajar unidos” les contó lo vivido desde pequeña. Cuando su hija lee la primera historia, ella le comenta a su madre: “mamá este libro tiene gusto a poco” quiero saber más de tu vida. De ahí nace la idea de escribir “De matrimonio en Crisis a volver a ser felices”.

Lo que quiere dejar como enseñanza en esta historia es “demostrar con detalles que todo se puede lograr si nos proponemos metas claras, que debemos ser persistentes y agradecidos de todas las personas que se cruzan en nuestro camino y nos apoyan sin esperar nada a cambio. Ser agradecidos de Dios porque él está presente siempre en nuestras vidas”.

También les cuento sobre mi gran apoyo espiritual que siempre han sido Las Hermanas de la Providencia tanto de Chile como de Montreal Canadá. Ellas me abrieron las puertas para tener trabajo docente y me dieron la oportunidad de crecer profesional y personalmente.

Al leer mi historia también motivar a otras personas a que se atrevan a escribir, al hacerlo se darán cuenta que es un alivio para el alma, ya sea una historia, un poema o una canción.

Lo más importante es poder dejarles mi experiencia de vida a mis hijos, nietos y familia en general.

El amor y la empatía salva toda dificultad, nunca lo pongas en duda. Tú también puedes reorganizar tu vida y formar tu familia con amor, respeto y tolerancia.